7.31.2008

LO BUENO DURA LO QUE DURA DURA

LO BUENO DURA POCO

Cualquier relato de Marta la golpeada diría que lo bueno dura poco como los orgasmos, gozás hasta ver las estrellas, pero de las fugaces. Y cuando bajás, y le decís a tu novia que te siga haciendo el favorcito, ella te contesta con un ronquido.

Lo bueno dura muuuuuy poco, y las agujas del reloj giran más rápido. Una teoría que ningún físico ni mecánico se digno en analizar.

Pero hoy, nada de sexo, ni de minas histéricas, ni de salvar al planeta tierra. Hoy digo que lo bueno dura poco porque estoy viviendo algo que se está terminando pero que ni siquiera empezó. Tener que decir chau, cuando recién empezás a sentir sinceros los saludos con un abrazo. Empezar a extrañar el Puf en el que estás sentada y el frío que tenés, pero que tarde o temprano va a ser un cálido recuerdo.

Y sabés que podés volver. Aunque no tengas llaves de la puerta, alguien te la va a abrir, y si no, la rompés a patadas.

Otro dicho citable es que después de la tormenta siempre sale el sol, pero después, viene la tormeta otra vez, y así sucesivamente. Esperás que la próxima vez, prendás la Tele, y el señor del clima, ese canoso parado adelante de su mapa, y con una sonrisa cómplice, anuncie tiempo soleado, y la temperatura marcando 30 grados, pero para siempre.

También vas a extrañar esos Aires Buenos, en los que pudiste respirar más ondo, por eso tus risas fueron tan profundas, y las carcajadas. Y te vas a seguir riéndo, porque en realidad sos feliz, y ante el frío y la tormenta tenés una chimenea, y una familia para pelear a ver quién se sienta en el mejor sillón, a mirar la lluvia torrencial atrás de un vidrio que te aleja un poquito de esa ficción.

Pero el sol que a vos te gusta brilla a 1000 Km. de tu familia, y a vos, te gusta usar anteojos grandes.

Es como cuando estás en la mejor parte de la peli y se corta la luz, o cuando después de esperar toda la noche a que el chico que te gusta te saque a bailar, y finalmente te dice con cara de nada, querés bailar?, viene el Patova de 2 metros y medio, y con cara de algo, les dice que el bolo está cerrando y los invita a retirarse, que educado el hijo de puta! Es el hobbie de la gente, estropearlo todo en el mejor momento y en el mejor lugar, con la mejor cara de… te cagué, GIL.

Y sólo vos sabés lo importante que es esto que vivís. Lo importante que son estas personas que te rodearon durante 31 días y 4 días más de yapa, ojalá ellos también lo sepan. Y lo agradecida que estás, porque gente así no encontrás en todos lados, a veces encontrarlas cuesta más, que jugar a las escondidas en estadio de fútbol. Y te empezás a acordar ese Martes cualquiera, que entraste a un lugar desconocido sintiéndote un cualquiera, pero en el que ahora, te sentís parte, pero no lo sos.

Pero lo que hace ponerte más melancólica, así también más feliz, son todas las cosas que aprendiste, desde qué es en realidad el verdadero arte de hacer "buena" Publicidad, hasta la teoría del sexo y algunas canciones de Rock and Roll. También aprendiste a que las Pattys no se pueden cocinar al horno, a amar el asado de los Domingos que no comiste sobre todas las cosas, y que hasta algo tan simple como un forro te puede hacer zafar. Y también, a hacer malabares para abrir la puerta 10 días después de que encontraste un forro cubriendo el picaporte del edificio.

Hasta te diste cuenta, después de tanto tiempo, que podés hacerte pasar por una Colombiana o una Peruana sin que nadie lo note, o simplemente por una turista que está aprendiendo a hablar en español, tan mal hablo loco? Y si te hacen el truquito de la ceniza, pedí un deseo pero no tan de prisa (sólo para los que le han hecho el truco de la ceniza en la mano). Y lo fudamental que aprendés, es que con los primos no hay que meterse.

Ahora, sos más observadora, más crítica, más madura, más despierta, más independiente, pero también, un poco más sensible. Ahora, te dan un poco de ganas de llorar. Pero quizás este sólo sea un sueño, y mañana despiertes en tu casa y tu vieja te diga media enojada que te levantés, porque vas a llegar tarde a tomarte el bondi rumbo a Buenos Aires.

7.29.2008

LAS HISTÉRICAS


De los cuernos, la muerte y las histéricas no se salva nadie. Pero quizás, en el próximo siglo, se haya inventado un remedio para la segunda.


Clasificar a una histérica es como clasificar para la final cuando todavía no entrás a las preliminares. Es como cuando tenés que elegir un color en Illustrator para la tipo de la tarjetita de cumpleaños de tu sobrino, probas, probas, combinás colores, pero nunca te decidís, verde manzana, verde árbol, verde limón, verde loro, verde arco íris, verde musgo y viejo verde. Pero después, dejás el ¨Te invito a mi fiestita¨ de colorado.


Las minas son así, hasta las que ahora están atrás del hipódromo son un poco histéricos. Pero y bang, o, pero, pero, pero, pero, pero, pero, pero, pero, pero y bang bang, siempre y cuando triki triki.


La decisión ahora está en vos, podés ser el mejor alumno de la clase, exigente pero laburador, y remarla hasta salir primero en las Olimpiadas de 10000 metros en agua dulce, o, morir en el intento, empezando a quedarte dormido en horas de clase, mientras la profe te clava un 1 en comportamiento. Después, poco a poco dejás de estudiar y no pasas de un 5 en los exámenes parciales. Tu vieja te pone en penitencia y ahora, o te ponés a estudiar y le metés a full hasta que la metés, o elegís repetir al año, o cambiarte de colegio. Siempre elegís cambiar claro, porque si no vas a ser el hazme reír de tus amigos, hasta que te recibas de marido.


Y también están los que van a lo fácil, esos son dos tipos, los que son asesinados por su propia billetera, o los tipo naa y hacen el amor con los ojos cerrados. Por eso, la frase que dice que el amor el ciego, es una verdad tan irrefutable que llega a ser la Biblia de muchos y el camino más corto para la caperucita roja.


Y a veces, el amor, también es sordo y mudo. Eso es tener sexo seguro aunque no uses Triki Triki. Y ese también, es el momento en el que no tenés e-mail, ni teléfono, ni blog, ni fotolog, ni Facebook, ni estás inscripto en el registro civíl ni nada. Y cuando te pregunta tu dirección, le contestás haciendo unas muecas muy extrañas que por supuesto ella no entiende.


La elegida, que todavía no viste, pero que por ese maravilloso sentido del tacto que tenés, preferirías que se vista, empieza a gemir (gemidos) y cuando abre los ojos, arriba de ella ya no hay nadie. El ciego-sordo-mudo es ciego, sordo y mudo pero no gil. La dirección que le diste, pero que no escuchó, es la que te lleva a 100 Km lejos de ella, y la que te dice cómo salir de ese mugriento telo, que elegiste por Rata, y porque obviamente no ves un carajo.


Y una histérica como yo también da vueltas para tratar de buscarle un final a este relato, que de mujeres histéricas se transformó en hombres que lo único que quieren es llevarte a la cama, aunque arriba de los yuyos o adentro de su Fiat 600 estaría bien. Por eso, esta historia nunca va a terminar, porque las mujeres vamos a seguir siendo histéricas, y los hombres, se van a seguir saliendo con la suya, con nosotras, con Carlos, o con Manuela.

Más que día de la bandera, mundial del 78.

Cuando se piensa en la Celeste y Blanca, cualquier gil se puede inspirar.


video

7.28.2008

UNA MEGA FUMETA (para vos Tyto)

Porque ser color primario nos hace ser los primeros. Los primeros que llegamos a vos, para que vos vuelvas a ser primero. Y así, la de plata solo sirva para hacer pulseritas.


Nos hace que la razón de ser de cada persona deje de ser una razón, sea una oportunidad. Creemos que hay que mirar el mundo con los ojos mas abiertos, sin descuidar que el sol nos encandile y mirarlo desde otro lugar, para dejar de ser protagonistas, pero pasar a ser subjetivos.


La vocación de las personas debe dejar de ser solo eso, y debe ser el medio para. El medio para poder ser uno entero, y multiplicar lo que creemos, lo que somos y lo que nos hace ser mas fuerte, sin necesidad de comer más Danonino. 


Y que cada 0 a la izquierda, sean 5 a la derecha. Porque encontrarle la quinta para al gato es mucho más fácil, y si querés 6, tomá 7. Porque se puede encontrar una aguja en un pajar, pero no en un costurero.


No queremos más maridos con el pantalón bajo, ni más canillas rotas.


Queremos que los gritos solo sean para cantar en la ducha y la ducha para lavar el cuerpo, y la cabeza, pero de la parte de adentro.


Para que el telón se cierre antes de que comienze la función y eso de que cada uno ponga su granito de arena no me gusta porque odio la playa y la gente escatima en todo menos en egoísmo. Eso es lo que piensan los negativos. The show must go on y los surfers no están en peligro de extinción. Y hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás, existe Papa Noel. Porque quiero ir al pinito de navidad, lleno de luces de colores y saltar de alegría mientras abro los regalos que me trajo ese gordito simpaticón. Por eso me gustan las chimeneas gigantes, los viejos verdes con barba de nieve, y dejar atado a mi Doverman para que no se coma a los renos. Porque están los que no tienen que ver para creer, y aquellos que ven y no creen nada, aunque la verdad esté sobre sus narices, aunque de ese modo, todos seríamos medio viscos. Y esos son los que luego, se pinchan con la aguja que no encontraron en el costurero, y no duele, porque han aprendido que la realidad existe solo en las telenovelas, y prefieren viajar a otra, donde la tele esté apagada, y el sol brille más, hasta que no les importe que los encandile, y tengan que cerrar sus ojos, pero para siempre.

 

7.25.2008

HOMBRES DE LOS ANDES BAJO EL BRAZO

SOMOS TIPOS SEGUROS

Leemos Los Andes, eso es seguro. Y seguro que esta noche cocina ella.

Somos conservadores, conservamos la familia, conservamos los valores, y también tenemos una tía que tiene conservas de tomate. Aveces, hasta conservamos la virginidad.
Tan seguros, que nadie nos quita lo bailado, pero cuando tiramos un paso, todos saben que no es el meneadito.

Un poco predecibles, es cierto, pero es mejor que sepan que vas a pasar en rojo, a que los tengas que llevar directo a la guardia del hospital.

La opinión de los demás nos interesa. Cuando nos halagan, nos ponemos colorados e intentamos sin pruebas de éxito ser humildes, aunque por adentro el ego sube, por eso lo de los chichones en la cabeza.

Y agarrate si nos critican, oídos no sordos a palabras necias y otro chichón, porque el orgullo creció para arriba como una flor... una flor de cachetada.

Nos gusta el lujo, pero no cometemos pecados capitales. Aunque... entre nosotros... envidiamos un poquito a los mejores. Creemos que atrás tenemos el 10, aunque por adentro sabemos que ese, ya tiene nombre.
 

5 DÍAS DE ATRASO!!!

Amigos. Allá, acá, abajo, arriba, al centro y adentro, en todos lados. Siempre hay lugar donde encontrar a un amigo, porque ellos, están siempre, a toda hora y en el mismo canal. Menos en las malas, porque cuando están, dejan de ser malas, me entendes? Y en las buenas…ni hablar!, cuando te ganas la lotería, cuando cobras la herencia de tu bisabuela, y cuando te ganas ese fin de semana de spa 5 estrellas para dos personas, y te acabas de separar de tu mujer… pobrecito, hay que acompañarlo, dice tu best friend.

 

Y decí que nadie te ha cortado los pies, porque con los dedos de la mano no alcanza. Están los de la infancia, los del barrio, los de la secundaria, los del laburo, los de la familia, la suegra, las ex novias que ahora son “amigas”, las ex suegras, que ahora son las mamas de tus nuevas “amigas”, el peluquero, y hasta ese invisible que tenías de chiquito cuando no tenías con quien jugar porque tu vieja te ponía en penitencia seguido, decía que estabas loco por hablar solo.

 

Amigos, que experiencia inolvidable es conocerlos más que a vos mismo, hasta la última peca de su rostro y amarlos más que al prójimo, como dijo Dios. A veces te gritan gay por la calle, pero no te importa, estás seguro que sos macho porque entre tu novia y tu amante estás más caliente que Cristi con las retenciones. Por eso, vas de la mano con él, se hacen chistes cachondos delante de los pibes, y se tiran besos cuando el te va a dejar en la parada del 152. Lástima que parada todavía no la tenés.

 

Digamos que es como un hermano de sangre, sólo que él es A y vos sos O, pero los dos son re positivos. Por eso nadie entiende por qué se viven peleando, los vecinos ya no pueden dormir y no te importa, vos hiciste un trato con el policeman del barrio, 2 birras por llamada, y encima salís ganando, porque a la cuarta cerveza se queda dormido, y no escucha el teléfono de la comisaría.Y como no es para menos, el carpintero de la vuelta, tiene más laburo, todas las sillas rotas se las llevas a él. Pero después de esa pelea que duró lo que duran dos peces de hielo en un Whisky on the rocks, y después de cin-cuenta putiadas, se amigan, perdón, se reamigan, porque no es la primera vez. Y como del amor al odio y del odio al amor hay un solo paso, siguen avanzando, pero de a pasos más cortitos. Ahora todo es color de lila, ahora se ríen a carcajadas, y se acuerdan de aquella vez, hace 2 largos minutos, que se revolotearon sillas por la cabeza. Y dicen que nunca volverá a suceder, aunque ambos saben que la cuenta regresiva ha comenzado.

 

Lo bueno es que tus amigos son tu agenda personal. Nada de gastar alarmitas del celu que después no te van a alcanzar para levantarte al otro día después de ese fernecito que estaba suave. Mejor preguntale a ellos, que además de consolarte por la resaca, te van a decir que a las 7, tenías turno en el psicólogo. 

 

Y valga la redundancia, te conocen más de lo que vos te conoces, mucho más. Che, cómo me fue ayer en la cena?, te fue bárbaro, comiste mucha carne y te repetiste el postre 3 veces. Ah si?, estaba rico?, sí, te encanto gil!, si no no te huebiras repetido. Ah!, tenés razón. O cuando no te acordas como saliste en el partido de ayer, y eso que no fue porque te taclearon y te quedatse inconsciente, sino porque él te lo puede decir mejor, y a vos, te gusta ir a lo seguro. Y seguro que ese es tu amigo.

 

Hasta cuando en el colegio de tu hijo te preguntan su DNI, lo llamás y te canta el 31.143.747. Y encima, ni siquiera tuviste que seguir haciendo millonario a Claro, porque sólo se lo haces sonar, y él ya sabe que tiene que hacer (te gusta más Personal, y te gusta más que no se te acabe el crédito). Eso es lo bueno, que se entienden. En tiempos de crisis, cuando vos te quedaste en la calle porque habías depositado dólares y recibiste dólares… em digo, patacones y él se acaba de comprar el BM porque depositó dólares, pero en Suiza, él te hace el aguante. Le paga a los pendejos el Instituto de Inglés, y paga la propina cuando salen a comer. Aunque siempre invita él. Eso es tener un amigo que estén en todas.

 

Total sabe que vos sos de fierro, y se lo vas a devolver, aunque sea con un muchas gracias, y de vez en cuando con un abrazo, y digo de vez en cuando, porque a él no le gusta mucho la idea, vos fuiste muchos años al gimnasio, y a veces sos un poco bruto y él, un poco intelectual y con menos músculos que popeye sin espinaca, se lastima con facilidad. Viste, se entienden de maravilla. Por eso estás siempre contento, más que cuando Cleto dijo no.

 FIN

 

SIN TÍTULO NI FIRMA PERO VENDE COMO COCA COLA

Porque no importa quién es el primero, ni el último.

Porque 2 y 2 son 4, 4 y 2 son 6, y si sabés como sigue son 16.

Porque un Guatemala en Disneylandia es sólo una canción. Y la deuda externa también nos robo el invierno y el verano.

Porque del amor al odio hay un solo paso, pero del odio al amor hay dos, y son más largos.

Porque no basta con entender la realidad para cambirla, si no, hay que cambiarla para poderla entender.

Porque no tenemos dientes, ni tampoco pan.

Porque para qué tener un hijo si no podemos darle de comer, los árboles que plantemos morirán con el calentamiento global, al igual que los pinguinos, y escribir el libro.. qué es un libro?

Porque hoy 10 mandamientos es mucho, y se resumen en un sólo: No cumplirás ninguno de los mandamientos del señor.

Porque los parques de diversiones se van a fundir, la mejor casa de terror es la nuestra, y ya nos aburrimos de jugar a los autitos chocadores.

Porque a los niños tendrían que bautizalos todos los días. El pecado ya no es original, es crónico.

Porque somos socios de la empresa más grande.

Porque la empresa está en quiebra.

Porque la empresa se llama Tierra S.R.L, sí, la responsabilidad es limitada.

Porque nos ponemos límites.

Porque los límites no existen.

Para que cambiar la realidad no empieze con un porque.

AVISOS TEXTUALES

Hay un lugar que está muy cerca, más de lo que vos crees, como cuando decías que que faltaba tanto para ser “grande” y ahora te gastas la mitad de tu sueldo en tintura para canas.

Un lugar donde la vuelta al mundo es una ironía y el océano atlántico es tan grande como el río de la plata.

No tenes que esperar 8 horas por el paro de Aerolíneas ni aplaudir cuando aterriza el Boing 147 y encima la azafata te dice en chino básico que te abrigues porque afuera nieva y vos hace 5 horas estabas con tus Ray Ban y tus Hawaianas putiando porque el técnico del aire acondicionado te había cagado.

Ese viaje en el que no tenés que pagar por exceso de equipaje y podes usar todos los días la misma remera, y no se te ensucia. Donde no tenés que pelearte con un vendedor ambulante que te quiere enchufar un cacharrito por 50 centavos, que es tan horrile que no lo queres ni regalado, pero que pensandolo bien sería el regalo perfecto para llevarle a tu suegra, y quedar bien, como siempre.

Donde no tenés que mandarle cartas cursi a tu novia que es una insoportable y encima está suceptible porque el pecesito se le murió. Mañana mejor le pegas un tubazo y encima pagás por llamada local.

Ese lugar lleno de palmeras y osos pandas. De edificios infinitos y desiertos desiertos, salvo algún alacrán que luchó por sobrevivir, pero que quizás mañana sea desayuno de buitres.

Ese lugar que no termina nunca, que es más infinito que el infinito y que empieza solo con un click.

 

Google Earth. La vuelta al mundo empieza desde tu casa.

VOLVI AL BLOG, Y ESTA VEZ PARA QUEDARME

UNA HISTORIA DE FANTASMAS

Hoy sentí una voz que no sé de adónde provenía. Cada vez sonaba más fuerte. Me asusté, pero no bajé los brazos, creo que porque estaba sosteniendo un jarrón de 20 kg. y viste, si los bajaba, no sé, iba a llamar al asesino como diciendo, dale, acá estoy, matame, soy tuya, gratarola, soy una tremenda pelotuda, y tomá la clave de la caja fuerte que tengo 9 palos verdes sólo para vos.

 Pero no, como nadie contaba con mi astucia, me quedé callada, sólo se escuchaba mi respiración entrecortada, el tic-tac del reloj, y de vez en cuando el ruido de alguna ambulancia que pasaba por la avenida. El ruido, o la voz, (ya no distinguía bien qué era) se sentía cada vez más fuerte, y según mí, más cerca, y la concha de la lora, no por hablar de adónde venía, sino adónde se tenía que ir

Entre la adrenalina y el miedo, la desesperación y éxtasis, y un poco de ganas de llamar al 101, miré a mi alrededor, y lo único que ví, fue mi escritorio, mi can que se estaba haciendo pipí del miedo, mi computadora personal... bue, personal es una forma de decir, unas revistas que si eran muy personales, y la cama, sin mencionar el vaso y las 6 birras vacías que estaban sobre el escritorio, pero eso está de más, obvio. Y espero  que no piensen que alucino sonidos extraños por el alcohol, de última hago la gran cohete espacial, y me voy un poco a volar a la extratósfera. Las birras, en mi mundo, sólo sirven para cuando estoy con las pibas, o cuando no pego un ojo, eso siempre funciona de mil maravillas, 2 chop de cerveza bien helada y a la cama, cuando te levantás no sabés si te acabás de tirar o ya es el otro día, porque estás en la misma posición, como si fueras la bella durmiente y el principe te va a levantar, sólo que los besos en esta historia, son de Simón.

Así que volví a mirar otra vez, Computadora, pipí, vaso, cama, cama, sí, abajo de la cama, y decidí meterme, pensé que como en las películas, ese escondite iba a funcionar. Cuando estaba seguro, me encaminé, y me pegué en la cabeza como un gil, sí, como un re gil, resultó ser un sommiere, y lo único que podía entrar por ese hueco eran cucarachas. Y la chica que limpia, hacía 4 meses no iba a casa, así que agarré un Raid que también había fichado mientras miraba la "habitación", si así se le podía llamar. Y como un loco asesino psicópata empecé a rociar el parquet. Y no quería parar. Pero me di cuenta, que el olor ese sí era un veneno, y a mí de chiquitito, por lo negra y por lo que me bañaba cada 3 días, me decían cucaracha. No quería suicidarme. Pero como esas cosas suceden nada más que en la fábulas, me tranquilizé un poco. Pero dado a que mi vida era como un cuento de hadas, y a veces de piratas, volví a caer en el limbo del terror.  Pero como soy media ciclotímica, sonreí, y no porque estuviera feliz, si no porque me acordé de mis épocas de pirata, eso sí era sentir adrenalina todo el tiempo, cuando estaba en casa con Fede, y me llamaba Pablo al celular, mientras Gonza me decía cosas indecentes por el msn, esa era una mujer pirata con huevos, no como los que ahora no tenía.

Cuando vuelvo en mí, do, re mí, fa, sol, la, si, me doy cuenta que la meada no era de Simón, era mía, pero gracias a Dios puedo decir que no me cagué en las patas. Cuando cuente la anécdota, no voy a tener que quedar como un gil sin mentir. Igual, mis amigos ya no me creen nada, ahora me dicen Gato negro, por lo negra, lo arrastrada, lo falsa, y lo yeta que soy, lo bueno es que todavía me quedan 4 vidas, y ahora ya me baño día por medio. 

Pero como esta es una historia de brujas de sombrero alto y nariz con pelos y granos peludos, fantasmas invisibles, un cuento de cuchillos con sangre y noches tenebrosas, de neblina y relámpagos de luz que te hacen ver sombras indefinidas y tumbas sin dueño, hay que contarla como una historia de brujas de sombrero alto y nariz con pelos y granos peludos, fantasmas invisibles, de cuchillos con sangre y noches tenebrosas, de neblina y relámpagos de luz que te hacen ver sombras indefinidas y tumbas sin dueño. Aunque quizás, con Banco Hipotecario, esta frase final puede revertirse.

Sin embargo, el pronóstico anunciaba que esta noche estaba estrellada, pero esa luz de luna llena hacía ver las sombras mucho más gigantezcas, y los sonidos no eran de truenos, si no de hombres lobo, que se transforman y cambian su piel cuando el reloj marca las 12, es en ese segundo en que el firmamento está de duelo, y los duendes durmen adentro de los árboles, porque la fiera está acercándose, esperando en alguna cueva llena de murciélagos que el ciclo de los astros vuelva a comenzar, para buscar presas fáciles, para volver a afilar sus colmillos y empacharse de carne fresca hasta estallar. El mounstro no ha desaparecido, está mutando.

Simón empieza a ladrar, cada vez más fuerte, entre gruñidos y cola entre piernas. Está lleno de pánico. Es una alarma, que te dice que salgas corriendo, o esperés sigiloso, hasta que lo peor aparezca ante tus ojos. Todo está oscuro, y el silencio esta vez te aturde. Tic-tac, tic-tac, el reloj marca las 12. Y sale el cucú, inadvertido, ahora te volvés a aturdír, y el pájaro indefenso parece un condor diabólico, con sus pezuñas afiladas, sus alas abiertas, y sus ojos amarillos, y poseídos. Sale, vuelve a salir, una y otra vez hasta contar hasta doce. Y yo no estoy muy segura de que fueron 16.

Se abre la ventana, y un viento frío comienza a ponerme la piel de gallina. La cierro, pero el viento huracanado es más fuerte que yo. Y lo que parecía silencio absoluto se transforma en una música de suspenso. Ahora, los pasos se sienten otra vez en la madera vieja, pasos cuidadosos pero penetrantes. Mis revistas se vuelan, las velas se apagan y la pantalla de mi máquina hace un corto circuito y unas chispas luminosas se desparraman por el aire. Silencio otra vez, de repente el vaso se comienza a mover, como en un conjuro de libros con polvo; llega hasta el borde del escritorio y estalla en el piso, convertiéndose en un millón de piezas de cristal, lo único que queda intacto son las sombras fantasmagóricas . 

Estoy descalzo, y no me animo a moverme. Los pasos se aproximan cada vez más y ahora más rápido. Los muebles crujen. Y Simón? Simón!, lo llamo con un susurro, cachorro!, lo llamo con una lágrima. Simón no está. Ahora sí estoy sola, mi mejor amigo fue devorado por las sombras. Lloro un poco más fuerte. Agarró una botella de vidrio, ya no queda más alternativa. Es él, o soy yo. Morir, o vivir para contarlo. Siento un aullido, después otro. Trato de pensar, pero lo único que pienso es en el miedo. Me siento, y me acuerdo de que alguna vez quize llamar al 101. Pero si llamo al 100, a mi vieja, al delivery o a niños golpeados está bien. Quiero hablar con alguien. Quiero que alguien me venga a rescatar de esta pesadilla. Quiero un helado de chocolate. Quiero más, no, no se lo merece, me dice Jaime. Quiero que suene el despertador y mi mamá me de un beso y me diga que es hora de ir al colegio, que tengo que ir a rendir el final de matemáticas. No me importa nada. Quiero despertarme y estar al lado de mi novio y que afuera entre las hojas verdes de los árboles canten los pajaritos. O levantarme un día normal, con los besos de Simón. Pero Simón ya no está. Ya no voy a tener con quién jugar a la pelota, ni con quién revolcarme en verano cuando las praderas estén verdes.

Con la botella en la mano, como si fuera un soldado de guerra, me pongo de pie decidido, firme, casi a punto de empezar a marchar. O a marcharme de acá para siempre. Ya no puedo perder nada. Ya gané mucho en esta vida. Hay otros que todavía están esperando allá afuera. Mi corazón late más fuerte. Se escucha más fuerte que el despertador que tenía que sonar para despertarme para ir al colegio, pero que todavía espero. 

Abro la puerta, no hay nadie. Voy apuntando con mi Quilmes calibre 42. Siento un ladrido abajo, pero veo entre la oscuridad, y con las pupilas del tamaño de mis ojos, un rasto de sangre. Los ladridos desaparecen. Noo, Simón no por favor, matenme a mí, pero no a mi Simón, él es inocente. Y lo que era un pensamiento turbio, resultó un grito. Sin darme cuenta estaba reclamando por él, ya no me importaba que supieran adónde estaba. Éste era el fin.


Riiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiinnnnnnnnnnngggggggggggggggggggg. Riiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiinnnnnnnnnnnnnnnnnnggggggggggggggg.

Martinaa levantatee que tenés que ir al colegio!!, Martinaaa, dale que te voy a dar una cachetada si no te levantás. Dale que vas a llegar tarde al exámen y si no aprobás vas a repetir y ahí te la vas a tener que ver conmigo. Vas a ver ehhh. No te voy a dejar salir en todas las vacaciones. Daleeeeeee. Levantatee a las 1, a las 2 y a las 3, yaaaaaa. (cachetada)

Basta mamáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.